NOVEDADES


DÍA DE LA INDUSTRIA

Nuevamente la celebración del “Día de la Industria” encuentra a la Argentina inmersa en pleno proceso electoral. Y si nos guiamos por  experiencias anteriores o por lo visto hasta las “Paso”, el contexto prácticamente no presenta cambios: mercado amesetado; abundantes chicanas y denuncias entre los candidatos con ausencia de propuestas; un Parlamento que durante nueve meses estuvo más preocupado en hacer campaña que por legislar; movimientos repentinos del tipo de cambio. Todos, en conjunto, son factores que en nada ayudan al presente y a la vez provocan incertidumbre para el futuro, en particular, para las inversiones.

A pesar de esto, como directivos de una Asociación empresaria, tenemos la responsabilidad de abstraernos al clima preelectoral tratando de aportar con la mayor objetividad aspectos positivos o negativos que estén favoreciendo o dificultando el crecimiento global de la cadena madera – mueble. En esa línea, hay que diferenciar los aspectos macro - que escapan a la posibilidad de ser modificados por empresas que en el 95% de los casos son PyMEs – de aquellos que impactan en la actividad específica.

Es justo reconocer que hacia adentro del sector, desde el punto de vista político se han dado señales positivas. Elevar el rango de la dirección Nacional Forestal a subsecretaría de Desarrollo Foresto Industrial ayudó a ganar consideración en el ámbito del ministerio de Agroindustria. Hacer una proyección cierta sobre la deuda de aportes no reintegrables a los productores que plantaron en el marco de la Ley 25.080 (Promoción Forestal) asignando los recursos para ir saldando esos compromisos, y definir que a fin de año se enviará al Congreso una nueva ley consensuada con los privados para prolongar la promoción forestal suma previsibilidad, en una industria que necesita 15 años para disponer de los recursos maderables. Aplicar el concepto de “cadena de valor” al evaluar los recursos provenientes de la foresto industria y nominarlo en las políticas del Gobierno como uno de los sectores a desarrollar en el futuro, ha repercutido favorablemente para contar no sólo con el acompañamiento de los funcionarios del área, sino también, permite interactuar en la mesa de decisiones con las más altas autoridades de los distintos ministerios a nivel nacional y provincial.

Y si bien podrían enumerarse más medidas, pensamos que debe destacarse especialmente, que quizás, como en pocas oportunidades, el Gobierno comparte junto al sector privado el mismo diagnóstico sobre las líneas de negocio potenciales a explotar en el corto y mediano plazo: la construcción con madera, y la biomasa forestal como fuente de generación de energía. Y las medidas que se van tomando apuntan en esa dirección.

En el primer caso se inscriben la entrada en vigencia de la norma CIRSOC 601 “Reglamento Argentino de Estructuras de Madera”, que estaba demorado desde hace cinco años; y la constitución de la Mesa Sectorial de Construcción con Madera, que avanza con el ministerio del Interior en la firma de un acuerdo que aseguraría a la industria un cupo de 10% sobre la construcción de las 60.000/70.000 viviendas sociales que se impulsan en los planes nacionales.

Del mismo modo, en relación a las energías renovables, el 17 de agosto el ministerio de Energía y Minería lanzó la “Ronda 2” del programa RenovAr para presentar proyectos de generación de energía eléctrica a partir de fuentes renovables por 1.200 Mw. estableciendo beneficios fiscales en IVA y Ganancias para las empresas, y en cambio de los dos llamados anteriores, en ésta se pone foco en las basadas en biomasa y biogás, además de las eólicas y solares, diferenciándolas por región y por precio acorde con su contribución al medio ambiente, y esa es una condición muy favorable para la biomasa forestal.

Pero nos toca vivir en una época global donde la competitividad en la producción y comercialización de bienes y servicios ha adquirido una importancia superlativa, y las ventajas naturales ayudan pero ya no alcanzan.

Existen en el sector aproximadamente 7.000 empresas en todo el país que generan trabajo para unas 70.000 personas. Son PyMEs que en su mayoría tienen la necesidad de dar un salto cualitativo para poder ganar en competitividad. Esta exigencia las coloca ante la disyuntiva de recrear una nueva cultura empresarial que pueda descubrir en cada desafío una oportunidad de crecimiento.
En este aspecto, no puede ignorarse el aporte que significó la sanción de la “Ley PYME”, pero tampoco, que las empresas siguen asfixiadas por una carga impositiva excesiva; por impuestos al trabajo que superan a los de los países centrales; por falta de financiamiento a largo plazo y a tasas razonables; por costos logísticos que encarecen sus productos; por falta de acompañamiento por parte del Estado para abrir nuevos mercados; por una burocracia que no termina de desaparecer.

A nivel mundial, las tecnologías 4.0, también llamadas industria inteligente o ciber-industria, comienzan a marcar el rumbo que tomará en el futuro la industria de la madera y el mueble. La organización de los medios de producción en torno a una fabricación interconectada que pueda adaptarse con mayor flexibilidad y velocidad a las exigencias de la demanda, nos ponen, a juicio de los expertos, ante una nueva revolución industrial.

La automatización y la robótica avanzan rápidamente. Cifras de la Federación Internacional de Robótica (IFR) indican que las ventas de robots crecieron 15% el último año, y se estima que más de 2,5 millones de robots industriales estarán funcionando en 2019.

No caben dudas que el desafío que tenemos por delante es muy grande. Será necesario el soporte responsable de políticas estatales tendientes a proveer los conocimientos técnicos y recursos necesarios en este nuevo contexto global. Estado y privados trabajando juntos, y empresas con vocación de emprender acciones asociativas, deberán intentar crecer en un modelo de desarrollo productivo que sea ambientalmente sustentable, económicamente viable y socialmente justo.
 
En este “Día de la Industria”, desde ASORA - Asociación de Fabricantes y Representantes de Máquinas, Equipos y Herramientas para la Industria Maderera, queremos renovar nuestro compromiso de seguir trabajando en acciones que puedan contribuir a que el país pueda contar con una industria fuerte y pujante que lo coloque en un lugar de privilegio en el mundo.


Osvaldo Kovalchuk
Presidente

<< otras novedades


 
 
- ASORA -

Home ili Institucional ilioEmpresas asociadas il iOferta tecnológicai l iCalendario ili Novedades il iLinks il iContacto